Seleccionar página
Qué ver en Patones de Arriba: el pequeño reino donde el tiempo parece haberse detenido
0Comentarios

Escrito porKaren Goncalves

Mar 5, 2020

5 marzo, 2020

En el Valle del Jarama, la frontera natural entre la Comunidad Autónoma de Madrid y Guadalajara, a unos 60 kilómetros al noreste de la capital, esta ubicado este pequeño pueblo que ha pasado prácticamente desapercibido durante siglos. 

Ubicado en la cima de un barranco, en una abertura en las montañas, Patones de Arriba ha resistido la prueba del tiempo, aislado del resto del mundo e incluso gobernado por su propio ‘Rey’ (una especie de alcaldía hereditaria) hasta el siglo XVIII.

El resultado es un lugar mágico donde el tiempo parece haberse detenido, un pequeño pueblo que es uno de los mejores ejemplos de la ‘arquitectura negra’ de la región con sus calles sinuosas y casas hechas de pizarra. 

En las últimas décadas, muchos lugareños se han mudado a Patones de Abajo, creado en los años cuarenta, y como resultado, el antiguo pueblo está dedicado principalmente al turismo y se ha llenado de casas de huéspedes rurales, restaurantes, tiendas ecológicas, tiendas de artesanía y talleres dedicados a diversas manualidades, muchas de ellas dirigidas por bohemios urbanos que un día decidieron dejar la ciudad para siempre. 

Patones de Arriba es el pueblo más pintoresco de Madrid y una opción perfecta para desconectarse de todo en un descanso de fin de semana .


   Patones: el pueblo que era un ‘reino’


Aunque su existencia solo se registra a partir del siglo XVI, es probable que Patones de Arriba se remonte a la época de la invasión árabe de la Península Ibérica cuando las personas de las llanuras buscaron refugio en la zona montañosa.

A partir de entonces, el asentamiento fue gobernado por un rey alcalde de estado hereditario, como el historiador y viajero Antonio Ponz describió en el siglo XVII: “ Entre ellos, estos hombres, que se llamaban Los Patones, eligieron a la persona con más integridad para gobernar y resolver sus disputas, el sucesor de la familia, y este gobierno hereditario se mantuvo durante siglos con la cabeza conocida como el “Rey de Los Patones”

La tradición finalmente se perdió en el siglo XVIII cuando el pueblo tuvo su primer alcalde. La poca información que se conoce sobre el ‘reino’ ha llegado a través de la tradición oral, ya que los documentos existentes se quemaron durante la Guerra Civil española junto con el resto de los archivos de Uceda, el municipio del que Patones de Arriba dependió durante siglos. 

A pesar de esto, algunas personas mayores de la aldea se han referido a un antiguo libro desaparecido “cubierto de piel de gato”, en el que los reyes registraron la historia de la aldea. 

A principios del siglo XIX, la leyenda dice que la historia de este pueblo remoto y accidentado dio otro giro cuando los invasores napoleónicos pasaron sin darse cuenta de Patones de Arriba, que no se vio afectado por la conquista francesa. Esto, sin embargo, ha sido refutado por varios documentos.


   Que ver en Patones de arriba


Aunque puede estacionar en el pueblo, le recomendamos subir a pie desde Patones de Abajo a lo largo del Sendero Ecológico El Barranco, una ruta que toma unos 20 minutos y le permite apreciar la inclinación de su destino, situado a 832 metros sobre el nivel del mar. 

En las afueras del pueblo se encuentra la Iglesia de San José, que data del siglo XVII, que ahora alberga la Oficina de Información Turística. 

El centro ofrece dos rutas interesantes: la ruta de las Edades de la Arquitectura, un viaje a través del tiempo explorando los orígenes y la evolución de Patones de Arriba a través de su arquitectura popular; y la arquitectura alimentaria, que explora las construcciones tradicionales que contribuyeron a la gastronomía local, como bodegas, hornos, trillas, pocilgas, refugios para ovejas y cabras, entre otros.

Otra opción agradable es deambular por las calles estrechas, donde puede descubrir el encanto único de la llamada arquitectura negra en su camino a la parte más alta del pueblo para disfrutar de las vistas, antes de visitar el arroyo Patones o el Ecomuseo de pizarra . 

Su caminata estará salpicada de lugares encantadores, pequeñas tiendas de artesanía, terrazas donde podrá tomar una copa y excelentes restaurantes que sirven comida tradicional castellana con abundante carne y productos naturales como miel, queso fresco y yogurt de granja. 

Aquellos a quienes les gusta la idea de un estofado caliente a mediados de otoño deben visitar en noviembre el Mes de los Callos.—Un mes entero dedicado al clásico plato de callos de Madrid. 

Si planea pasar la noche en el pueblo, es mejor reservar con anticipación en una de sus casas rurales tranquilas y acogedoras: edificios antiguos renovados como La Fuente, El Ensueño, El Refugio o El Tiempo Perdido, este último administrado por un francés que se enamoró de Patones y decidió quedarse.


   Excursiones cortas desde Patones de Arriba


Si desea estirar las piernas con una caminata ligera, hay algunos lugares pintorescos en las cercanías de Patones de Arriba que también merecen ser vistos. Una de ellas es la Ermita de la Virgen de la Oliva, una pequeña iglesia románica mudéjar que data del siglo XVIII y se encuentra a unos cuatro kilómetros de distancia. 

Otras opciones cercanas incluyen el sitio arqueológico Dehesa de la Oliva , donde se pueden ver los restos de un fuerte prerrománico, y el maldito Pontón de la Oliva, una estructura construida en el siglo XIX como parte del Canal de Isabel II, que nunca fue utilizado.

A lo largo del mismo camino se encuentra la Cueva del Reguerillo, una cavidad con nueve kilómetros de galerías, que incluyen pinturas rupestres y fueron un gran lugar para la espeleología. Desafortunadamente, no se conservó bien mientras estaba abierto y, como resultado, se ha cerrado desde 2006 para realizar estudios paleontológicos y arqueológicos.


   Cómo llegar a Patones de Arriba



     En coche: tome la A-1 y la salida KM 50 hacia Torrelaguna por la N-320. Una vez pasado el pueblo, continúe hacia Patones de Abajo por la M-102.
     En autobús: ruta 197 (desde Plaza de Castilla)




TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Casas colgadas de Cuenca, un lugar lleno de magia


Soy Karen, viajera y fotógrafa viviendo en Madrid. Me gusta explorar el mundo a través de viajes más profundos y experiencias locales más significativas. Soy una amante de la aventura, el aire libre y todo lo relacionado con la comida. ¡Acompáñame a dar un paseo!

?

Comentarios

Artículos Relacionados

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram